El planeta vive un momento lleno de extremos e infinidad de opciones que han saturado a la población, la extrema contaminación y el calentamiento global son parte de esta cultura que produce en masa y sin control, sin embargo, el límite también traspasa la oferta digital. El contenido crece sin parar y hay una audiencia que parece reclamar más calidad y menos volumen sin curaduría.

Netflix parece que es afectada, por primera vez en 10 años por esa espiral de consumo. La plataforma de streaming que ha sido reconocida por ser la primera en imponerse en el mercado online, dio la noticia que nadie se esperaba: en abril de 2022 reportó la pérdida de 200.000 suscriptores a nivel global, por lo cual, en este momento contaría con un poco más de 221 millones. 

Sí, si lo vemos a grandes rasgos y haciendo cuentas ligeras, el número reportado por la compañía es minúsculo en comparación a quienes siguen pagando una suscripción mensual, sin embargo, para la reputación de la marca es un golpe bajo que prevé la llegada de números mucho más preocupantes en los próximos meses donde podrían perderse otros dos millones de suscriptores, pero, ¿a qué se debe esta caída? 

Para la marca las razones están divididas: la competitividad entre servicios de streaming, la dinámica de muchos hogares al compartir contraseñas de la aplicación y las consecuencias económicas que han traído los últimos dos años en cuestiones políticas, sociales y de salud. Todas razones válidas y de peso que complementan muy bien lo que los analistas piensan y han dicho desde hace algunos años: la sobrecarga de oferta, apaga lentamente la demanda.

No solo se trata de Netflix, hoy en día los consumidores escogen entre HBO Max, Amazon Prime, Disney+, Star+, Paramount, Hulu, YouTube o, incluso, TikTok. Están saturados de programación que, muchas veces, no satisface sus necesidades y sí genera un sobrecosto peligroso en el contexto económico actual. 

La solución para muchas de estas marcas ha sido reducir los precios de suscripción y balancear sus ingresos a través de anuncios en las plataformas, lo que también empieza a generar sobrecarga de pauta digital. Es, efectivamente, un círculo vicioso que parece no ayudar a ninguno de los involucrados.

Netflix es solo un ejemplo de la inconsistencia y la no evolución en estrategias que logren entender a un mercado que cambia minuto a minuto y se mueve rápidamente. En Century Media queremos ayudar a su marca a generar conexiones inusuales con su target logrando que, a pesar de la alta oferta, siga manteniendo resultados completos. Contáctenos aquí y encuentre asesoría y más contenido de utilidad para su negocio.

Si quieres conocer más información sobre nosotros, suscríbete a nuestro newsletter.

    Al enviar este formulario aceptas términos y condiciones.

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.