El deporte ha sido clave para consolidar el marketing de influencers con grandes figuras como sus máximos representantes. Además, estos ídolos aclamados por aficionados que llenan estadios y escenarios de competición, también tienen en el marketing y los contratos con las grandes marcas uno de sus mayores ingresos mensuales, pero, ¿qué pasa cuando se salen del libreto? ¿cómo los afecta directamente y cómo puede llegar a alterar el ecosistema de una marca que ha creído en ellos?

En las primeras semanas del 2022 el mundo del marketing deportivo se ha sacudido por cuenta de un solo nombre: Novak Djokovic. El tenista serbio que ha estado disputando durante los últimos años su puesto de número uno del mundo con Roger Federer y Rafael Nadal, se ha caracterizado durante toda su carrera por tener una postura rígida y poco carismática, sin embargo, su último escándalo viene por cuenta de su postura frente a la pandemia y el COVID-19.

 

El deportista, que se ha negado en múltiples ocasiones a vacunarse y seguir los protocolos de bioseguridad, tenía programada su asistencia al Abierto de Australia, uno de los más importantes para el tenis y en el que ha sido el máximo campeón con nueve títulos en sus manos, pero, debido a su postura negacionista, paso más de una semana en riesgo de ser deportado hasta que el pasado fin de semana fue expulsado del país sin posibilidades de competir.

 

Las alarmas se encendieron y otros torneos como el Roland Garros en Francia, amenazan con no dejar entrar al tenista sin su certificado de vacunación al día por cuenta de las medidas sanitarias nacionales. Mientras tanto, los contratos que Djokovic tiene con marcas como Peugeot, Lacoste o Asics y que lo hacen ganar más de 30 millones de dólares al año, penden de un hilo, con la reputación de las compañías afectada por el escándalo.

 

Ya se ha visto antes: el marketing de influencers es voluble, las marcas toman riesgos extremos al poner su confianza y credibilidad en manos de figuras y celebridades, pero, todos eso se sopesa con los ingresos recibidos que maximizan las ganancias generadas con una simple aparición de unos cuantos segundos, una foto o, incluso, una prenda o elemento portado por la persona de interés.

 

En este caso, ¿las marcas se verán afectadas, renunciarán a los patrocinios que se han entregado por adelantado o encontrarán mayor reconocimiento debido a los escándalos del tenista que le han dado más notoriedad en lo que va del 2022? Por ahora se mantienen con el tenista sin cortar sus relaciones comerciales porque la polémica también vende millones.

Si usted también necesita una estrategia relacionada con el marketing de influencers y le interesa incluirla en su estrategia del 2022, contáctenos y reciba una asesoría de parte de Century Media.

Si quieres conocer más información sobre nosotros, suscríbete a nuestro newsletter.

    Al enviar este formulario aceptas términos y condiciones.

    Comparte

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

    Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.